Benegas Brothers, aventureros de altura

Entrevista a Damián y Willie Benegas (1ra parte)

Si para una persona en buena condición física, y con conocimientos de montañismo, es un logro hacer cumbre en el Aconcagua (la cumbre más alta de América con 6.960 metros) entonces, ¿qué decir de Damián y Willie Benegas?
Estos dos hermanos han acumulado, entre ambos, más de 50 cumbres en el Aconcagua, las 7 cumbres más altas de todos los continentes y, como si lo anterior no fuese increíble, 12 cumbres en el Everest (en Nepal, es la cumbre más alta del planeta con sus 8848 metros sobre el nivel del mar).

Damián y Willie Benegas
Damián y Willie Benegas

Estos números, que dejan a cualquiera sin palabras intentando imaginar la magnitud de estos logros, son sólo una cara de la moneda.
La otra, es una profunda pasión por la vida al aire libre y la exploración, que los impulsa a planear y llevar adelante sus aventuras. Pasión que va acompañada de sencillez, humildad y una enorme dosis de planificación y trabajo para lograr las metas que se proponen.
En los tiempos actuales, en los cuales abunda el “facilismo” y se busca el éxito sin esfuerzos; Damián y Willie son un ejemplo para aquellos que aún valoran el trabajo, el esfuerzo y los méritos propios.

Los hermanos Benegas son el exacto reflejo de la clase de personas a las que el astrónomo Carl Sagan se ha referido como aquellas que motorizan e impulsan el desarrollo de la especie humana:

“Este entusiasmo desenfrenado por explorar … No se circunscribe a ninguna nación o grupo étnico concreto. Remite a un don que compartimos todos los miembros de la especie humana.
Quizá debamos nuestra propia existencia o incluso la de nuestra especie a unos cuantos personajes inquietos, atraídos por un ansia que apenas eran capaces de articular o comprender hacia nuevos mundos y tierras por descubrir.”
(Un punto azul pálido, Carl Sagan, 1994)

Hace un par de meses atrás, Solo Campings tuvo el enorme gusto de encontrarlos y hacerles una entrevista.
A continuación la primera parte de la misma:

– Damián, ¿dónde pasaron su infancia? ¿a qué edad empezaron con las actividades al aire libre y que hacían?

– Damián Benegas: Nosotros somos nacidos en Buenos Aires, pero de chicos, por razones socio-económicas terminamos en Península Valdés. En la costa, viviendo y trabajando toda la familia de pescadores; en ese entonces nuestra vida era al aire libre.
Sobre actividades que hacíamos al aire libre, ya cuando vivíamos en Buenos Aires de muy chiquitos mis padres nos inculcaron acerca de eso: salíamos a acampar todo el tiempo, íbamos al Tigre a pescar bagres, a Sierra de la Ventana, hicimos un viaje a la Patagonia con una casilla rodante.

– ¿A qué edad recuerdan que nace en Ustedes la pasión por las actividades, la vida al aire libre?

– DB: desde muy chiquitos era nuestra pasión estar al aire libre, conocer lo inexplorado, por ejemplo en Valdés hicimos una balsa y cruzamos el Golfo San José de punta a punta.
Cada tiempo libre que teníamos nos íbamos a acampar. En el secundario, teníamos un acuerdo en el colegio con el cual nos daban días extras de falta y nosotros hacíamos filmaciones en súper 8 que luego proyectábamos en la escuela, que era la escuela 710. (en Puerto Madryn)

– Elijan una palabra que los defina: ¿montañistas? ¿exploradores? ¿deportistas? ¿aventureros?

– Willie Benegas: Aventureros, vivir … simplemente vivir.
– DB: Sí, aventureros, Willie lo define muy bien.
¿Somos montañistas? sí, ¿exploradores, deportistas? también, pero creo que aventureros incluye todas esas palabras.

– ¿Cuál fue la chispa inicial de esta pasión, qué lo alimentaba? ¿historia familiar? ¿algún libro? ¿algún programa de tv?

DB: Todo esto se basa en la lectura, de chicos no teníamos televisión, aunque en los ochentas tampoco había mucho para ver, así que … ¡ leíamos mucho !
Cada libro significaba una aventura para nosotros: Tom Sawyer, Huckleberry Finn, Julio Verne, etc. Todo tenía una cierta resonancia e influencia en nuestras vidas.

– ¿Hubo un primer desafío que los puso a prueba en un 100% y tras los cual pensaron … “este es nuestro camino de vida definitivo” ?

DB: Sí, cuando fuimos al Aconcagua por primera vez, en el 87, teníamos 18 años. Nos habíamos preparado muchísimo, pero no teníamos mucha experiencia (en motañismo), en esa época no había internet y no había mucha información disponible como ahora.
Subimos por la ruta normal y rebotamos, no hicimos cumbre esa primera vez. Luego de eso volvimos a subir por una ruta más difícil, la vía directa de los polacos y logramos hacer cumbre.
WB: Si, y en ese momento fue muy importante un guía mexicano que nos ayudó mucho con equipo e información.

– ¿ Cuáles son los planes para el 2013 ?

DB: En Febrero vamos a hacer Ojos del Salado en Catamarca, después Everest, después posiblemente K2 y luego ¡veremos que pasa!

 

 

– ¿ Algún desafío soñado para el futuro ?

WB: ¡ Siempre !
DB: Quiero subir el Champaquí (bromea y se ríe). Desafíos hay siempre, como todo, el día que decís “ya está, no tengo más que hacer” es el día que dejaste de sentir … desafíos hay siempre.

¡ Próximamente la continuación de la entrevista y un video con un mensaje de Damián y Willie a todos los campistas y apasionados por la vida al aire libre !

¡ Hazte fan de los hermanos Benegas !, seguilos en su página en Facebook: www.facebook.com/benegasbtothers

Sitio web de los hermanos Benegas: www.patagonianbrothers.com

Crédito video y foto superior: www.patagonianbrothers.com

Benegas Brothers, aventureros de altura
3 (60%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la verificación de abajo con el número adecuado * El tiempo límite ha expirado